jueves, 3 de julio de 2008

Finca Renardes Blanc Coupage 2007

Vino: Finca Renardes Blanc Coupage 2007
Origen: D.O. Penedés (Catalunya, España)
Productor: Parató Vinícola
Variedades: 60% xarel·lo, 25% macabeu, 10% parellada, 5% chardonnay
Alcohol: 12% vol
Precio: Entre 4 y 6 euros
Enlace de la bodega: www.parato.es
Más información:

La historia de la familia Elías y su relación con la viticultura ilustra los cambios y transformaciones que experimentó la ciudad de Barcelona a finales del siglo XIX y principios del XX. En aquellos años la familia poseía viñedos en las faldas de la montaña de Montjuïc, en pleno corazón de Barcelona, como buena parte de la población autóctona que compaginaba profesiones urbanas con el trabajo en el huerto para completar la dieta familiar. Y es que el cultivo agrícola y de la vid se escampaba por toda la geografía urbana ocupando sembrados y tierras de labranza entre los municipios independientes de la comarca del Barcelonés.

Esta situación se acabó con el crecimiento urbanístico de finales del XIX que se mantendría imparable hasta los años 20 con la anexión por parte de Barcelona de las villas de Sants, Les Corts, Sant Andreu, Gràcia, etc. La llegada en tropel de población del resto del país provocaría la construcción masiva y la desaparición de las antiguas viñas de "pansa blanca" y "garnatxa" de los actuales barrios de Horta y Sarrià. Con esto se ponía fin a más 2.000 años de viticultura ininterrumpida, una tradición que perduró incluso durante la dominación musulmana de la ciudad del siglo VIII. Los populares graneles y mistelas producidos con aquellas vides son un recuerdo a punto de desaparecer junto con la generación que vivió la guerra civil.

Fue a mediado de los años 30 que la tradición vitivinícola de los Elías se vio truncada. La muerte del cabeza de familia y la inestabilidad política de la época provocó la pérdida de algunos viñedos y llevo al abandono de la producción de vino. Esta actividad no sería recuperada hasta 1975 cuando se decidió recuperar el oficio familiar al afincarse en El Penedès y poco a poco ir comprando pequeñas fincas. En este momento, la bodega controla 94 hectáreas de viñedos con los que elabora desde jóvenes y frescos vinos blancos del años hasta cavas de larga crianza.

La llegada de los calores del verano es la excusa perfecta para probar las nuevas añadas de Parató Vinícola. Me gustan especialmente sus cavas y vinos blancos por su franqueza y por un carácter mineral difícil de explicar. Este "Finca Renardes Blanc Coupage" es uno de los mejores ejemplos de blanc de blancs producido en todo El Penedès, y no es poca la oferta. Como la mayoría de ellos está elaborado con las variedades tradicionales del cava (xarel·lo, macabeu y parellada) junto a un inapreciable porcentaje de "chardonnay" pero los resultados finales están por encima de la media. La bodega ha hecho una clara apuesta de calidad y no ha reparado en gastos: botella troncocónica pesada, cuidada etiqueta, y sobretodo, la sensación de estar ante un vino mimado por sus elaboradores. Si a esto le sumamos que cuesta menos de 4 euros, la cuenta no falla, estamos ante una apuesta segura.

Nota de cata:
Amarillo pajizo, casi transparente, reflejos verdosos.

Aromas de media intensidad formando un conjunto de claro signo afrutado. Predomina la pulpa de fruta blanca (melón sobremadurado, chirimoya, pera blanquilla) y los apuntes exóticos (piña, lichis, auvados, kiwi) junto a unas poco habituales notas de monte (anises estrellados, heno seco, tilo) que van ganando protagonismo poco a poco hasta imponerse en primer plano. El conjunto es suave y fresco, juvenil, con un claro atisbo de mineralidad de fondo que también se va remarcando hasta definir el carácter del vino, se agradece... aportando unas dosis de complejidad para nada esperadas (pechina, nácar, pesca, polvorilla). Muy agradable.

En boca es suave y muy fresco gracias a una acidez excelente que se ve acompañada por notas cítricas y levemente mentoladas (hierbabuena). Conjunto sabroso, con suaves notas avainilladas de fruta blanca y de hueso madura (manzana, pera, ciruela claudia). Final prolongado por su acidez cítrica, seco, con apuntes amargosos a hierba fresca. La mineralidad aporta notas metálicas marcadas. Interesante.

Nota personal: 14/20
Relación calidad precio: Muy buena
.