viernes, 23 de octubre de 2009

Parraleta Emoción 2005

Vino: Parraleta Emoción 2005
Origen: D.O. Somontano (Aragón, España)
Productor: Bodegas Ballabriga
Variedades: 100% parraleta
Alcohol: 13.5% vol.
Precio: Entre 18 y 21 euros
Enlace de la bodega: www.bodegasballabriga.com
Más información: Vendimia manual. Producción limitada a 3.000 litros por hectárea. Criado durante 9 meses en barricas de roble francés y americano. Descansa durante 9 meses más en botella antes de ser comercializado.

Hasta hace unos años la D.O. Somontano brillaba como ejemplo de modernidad y de saber hacer para el resto de denominaciones de nuevos cuño españolas. Ese éxito fulgurante y la pretendida revolución vínicola se han quedado en eso, en pretensión y en poco más que merezca ser reseñado. El mundillo del vino en Huesca ha perdido su fuerza inicial y los desvaríos de alguna de sus bodegas rayan la estupidez al producir vinos aburridos parecidos los unos a los otros como gotas de aguas. ¿Existe algún interés por parte del Consejo Regulador y del grueso de las bodegas en recuperar su legado varietal? No lo creo... El Somontano se ha rendido a las variedades internacionales y lo apuesta todo a la "cabernet sauvignon" y a la "merlot", así como a la "chardonnay" y "gewürztraminer". Hace meses que no compro un vino del Somontano, tantos meses como los que llevo sin encontrar un tinto nuevo que me ofrezca algo más de lo que ya conozco.

Afortunadamente este no es el caso de los vinos que elabora la familia Ballabriga. Esta joven bodega ha mostrado tener las cosas claras y desde sus inicios se ha impuesto el reto de recuperar las viejas vides de "parraleta", "alcañón" y "moristel" para producir vinos de calidad que se distingan de los de sus vecinos. Fruto de sus esfuerzos surge el Parraleta Emoción 2005, un tinto que rezuma personalidad y que muestra una madurez y frescor fuera de lo común. Muy buen vino, sí.

Nota de cata:
Cereza violáceo de capa media-alta, brillante, reflejos rojizos y azulados.

Nariz intensa con predominio de las notas florales perfumadas (lilas, violetas, geranios). Asoma una buena cantidad de fruta negra y zarzal (moras, zarzaparrilla, grosella negra) con un apunte balsámico que aporta frescor al conjunto, con recuerdos de tallo lechoso, hiedra, retama, laurel fresco, hierbabuena. Con mucha personalidad y marcado carácter varietal. Crianza muy comedida y en segundo plano con toques avainillados, especias, clavo...

En boca es casi de medio cuerpo, delicado, fresco y ligero pero con una concentración notable. Taninos suaves y frutales, con un deje amargoso y balsámico muy agradable. La crianza aporta sensaciones cremosas y avainilladas del todo integradas con una fruta negra madura. Personal y atractivo, con una parraleta madura y en un perfecto momento de consumo. Está en su mejor momento de consumo.

Nota personal: 15.5/20
Relación calidad precio: Justita
.