domingo, 14 de diciembre de 2008

Turriga 2001

Vino: Turriga 2001
Origen: I.G.T. Isola dei Nuraghi (Isla de Cerdeña, Italia)
Productor: Cantine Argiolas
Variedades: 85% cannonau, 5% carignano, 5% bovale sardo, 5% malvasia nera
Alcohol: 14% vol.
Precio: Entre 50 y 55 euros
Enlace de la bodega: www.cantine-argiolas.it
Más información: Selección de las mejores uvas procedentes de la finca de Turriga, en las inmediaciones de Selegas y Guamaggiore, al norte de la ciudad de Cagliari, a unos 230 metros de altitud. Viñas viejas con un rendimiento inferior a 1kg por cepa. Vendimia manual efectuada a primera hora de la mañana a finales del mes de septiembre. Maceración entre 16 y 18 días en depósitos de acero inoxidable. Crianza de 18 a 24 meses en barricas bordalesas nuevas de roble francés Allier y Tronçais.

La privilegiada ubicación de la isla de Cerdeña como puerto mercante entre las costas bereberes del norte de África, el litoral ibérico y la actual costa franco-italiana atrajo a los primeros comerciantes fenicios entre los siglos X y VIII a.c. y con ellos la aparición de la vid.

Estos primeros viñedos cultivados por los pueblos nuráguicos se extendieron por toda el territorio durante siglos y se ampliaron después de que en el siglo V a.c. Cartago ampliara su área de influencia sobre la isla usándolo como puerto de abituallamiento para las siguientes guerras contra Roma. En el año 214 a.c. Cerdeña caería en manos del Imperio Romano definitivamente. Estó forzó al pueblo cartaginés a arrancar todas las vides antes de partir definitivamente de la isla con la intención de empobrecer la economía local castigando las ricas rutas comerciales romanas, principal razón de las guerras púnicas.

El cultivo de la vid caería en el olvido hasta la llegada de la instauración del Regnum Sardiniae et Corsicae en 1297 por parte del Papa Bonifacio VIII que sometería la isla al dominio de la Corona de Aragón durante dos siglos. Durante este periodo se replantarían los viñedos de la isla con variedades de uvas provenientes de Valencia, Catalunya, Aragón y Baleares: "carignano" (cariñena), "cannonau" (garnacha), "muristellu" (monastrell), "bovale" (bobal) y una larguísima lista de variedades autóctonas (monica, giró) que a falta de un estudio ampelográfico serio todavía no han sido catalogadas pero que todo indica que procedían de las territorios que integraban la antigua Corona Catalano-Aragonesa.

Antonio Argiolas es el patriarca de la viticultura europea y mundial. A sus 102 es el último bodeguero de una generación que puso en pie los viejos viñedos que hoy disfrutamos. Desde 1918 ha trabajado en la puesta en marcha de la bodega y posteriormente en su consolidación junto a sus hijos Guiseppe y Franco, así como con sus nietos, Maria Luisa, Francesca y Antonio. Desde la bodega ubicada en la pequeña población de Serdinia, a unos 20 quilómetros de Cagliari, controlan los viñedos de Sibiola, Sisini y Selegas además de una buena cantidad de hectáreas de olivos viejos de las variedades "tonda di cagliari", "spitz" y "carroga".

Este Turriga de Argiolas es uno de los vinos con mayor reconocimiento internacional de la viticultura sarda. Las uvas con las que se elabora proceden de las cepas a mayor altitud de la finca familiar de Sisini, un viñedo dedicado casi en su integridad al cultivo de variedades blancas (nuragus, vermentino, nasca, malvasia di cagliari). Desde su primera añada se ha optado por las variedades autóctonas demostrando que se pueden obtener vinos de "alta expresión" sin tener que echar mano a variedades internacionales. Predomina una "cannonau" (garnacha) madura y fragante con un marcado acento meridional que aporta notas de hierbas aromáticas y acentos de resina y de pinar mediterráneo. Si tuviera que compararlo con algún vino español producido con esta variedad diría que en muchas cosas se asemeja a las garnachas del Montsant, con una marcada expresión frutal aunque sin esa expresión mineral que caracteriza a estos vinos catalanes. Se trata de un tinto muy elegante y marcado por su paso en barrica con una capacidad poco habitual de envejecimiento. La añada 2001 aún presenta alguna ligera aspereza en boca por limar. El resto es pura seda. Buen vino aunque algo caro.

Nota de cata:

Picota de capa alta, borde granatoso, lágrima tintada.

Nariz que combina una fuerte intensidad y marcada elegancia derivada de la crianza. La fruta negra se muestra perfumada aportando profundidad (ciruelas maceradas, moras, arándanos, cerezas picotas) junto a recuerdos de pimienta negra y bayas recién molidas, con un toque de zarzal y hierbas aromáticas (laurel, salvia, hierbabuena, retama de olor). Hay pronunciadas notas de monte mediterráneo (lavanda, romero, eucaliptus) . Todo el conjunto está presidido por atractivas notas avainilladas y ahumadas a las que se suman sensaciones de fondo a tabaco rubio inglés.

En boca es muy seco, concentrado, potente y lleno de una fruta negra madura. El conjunto resulta sólido, levemente agresivo y por acabar de redondearse pero ya en un momento excelente de consumo. Taninos redondos, cálidos, que aportan viveza al conjunto junto a una acidez plenamente integrada. Final intenso y especiado, muy sabroso.

Nota personal: 17/20
Relación calidad precio: Caro
.