martes, 3 de febrero de 2009

Cuvée Monica 2002

Vino: Cuvée Monica 2002
Origen: A.O.G. Côteaux de Tlemcen (Tlemcen, Argelia)
Productor: Gérard Depardieu - Domaine de Saint-Agustin
Variedades: grenache noir, carignan, alicante bouschet
Alcohol: 14.5% vol.
Precio: Entre 22 y 25 euros
Enlace de la bodega:
Más información: Viñedos viejos de 4 hectáreas de extensión ubicados a una altitud de entre 600 y 800 metros en la población de Aïn Témouchent. Vendimia manual y vinificación en depósitos de acero inoxidable. Criado durante 12 meses en barricas nuevas de roble francés. Producción limitada a 7.600 botellas.

La historia de la viticultura en Argelia es paralela a la llegada de los primeros pueblos de Oriente Medio. Los viñedos son establecidos por Medas y Persas entre los siglos XVI y XXI a.c. al fundar sus primeras ciudades costeras. La primera referencia escrita que tenemos de los viñedos argelinos data del siglo XVI de la mano del geógrafo hispano-árabe Hasan bin Muhammed al-Wazzan al-Fasi, también conocido como León el Africano. En su obra "Descripción de África" describe la población de Tlemcen destacando los viñedos emparrados que rodeaban la ciudad y que "producían uvas de un gusto muy delicado".

La región de Tlemcen se encuentra a 500 quilómetros de la capital Argel. El cultivo de uvas se remonta a los primeros asentamientos fenicios, y siempre ha desempeñado un papel importante en la economía local. Los viñedos forman un mosaico de pequeñas parcelas separadas por líneas de cerezos, ciruelos y albaricoques. La geografía de la región es variada. En pocos quilómetros se turnan las escarpadas montañas del Atlas con los bosques de cedro y los estrechos valle de Oued Chouly. Esta complicada topografía genera un microclina adecuado para el cultivo de uva de calidad en la zona norte de las Montañas de Tlemcen. La viña ocupa 1.500 hectáreas dedicadas a la elaboración de vinos. El clima es seco y fresco. Abundan los suelos arenosos con algunas zonas calizas. Las variedades mayoritarias son de origen mediterráneo siendo las más utilizadas la "garnacha", "cariñena", "monastrell", "cinsault", "syrah", con un importante aumento de la "cabernet sauvignon" en los últimos años. Entre las blancas hay la "clairette pointue" y "macabeo", así como las levantinas "merseguera" y "planta pedralba", conocida en Argelia como "faranah" o "tizi czaoua" (relacionada con la "damaschino" siciliana y la "beldi" de Túnez).

La región comenzó a consolidarse como zona productora de vinos de calidad a partir de 1830 con la masiva llegada de colonos franceses. En términos de producción, Argelia era el cuarto mayor del mundo hace 50 años, con un volumen que superaba los 18 millones de hectolitros. Los viñedos representaban la mitad de las exportaciones argelinas y prácticamente un tercio de su producto nacional bruto. La independencia de Argelia en 1962 marcó el inicio del declive de la viticultura argelina que vio cerrada la puerta del mercado francés, principal comprador del vino nacional. Las ayudas que prestaba el gobierno francés a los viticultores locales dejaron de recibirse y la mayor parte del viñedo argelino fue arrancado para favorecer nuevos tipos de cultivo que no dependieran del mercado francés. En la actualidad, el objetivo marcado por el gobierno es alcanzar un millón de hectolitros de vino de los que el 80% se exportaría al extranjero. Para hacer frente a la precariedad de las instalaciones vitivinícolas y a las desfadas técnicas de elaboración se han firmado nuevos proyectos y empresas de capital argelino-europeo a través de la Oficina Nacional de Comercialización de Productos Vitivinícolas, ONCV.

Uno de los proyectos más interesante fue el cinematográfico desembarco de Gérard Depardieu en las montañas de Tlemcen. Después de suspender la producción del tinto "Lumière de l'Atlas" en Marruecos, la aventura africana no ha dado mejores los mejores frutos en Argelia. La llegada al país levantó una gran expectativa en el sector vinícola que vio en Depardieu el embajador exterior de sus vinos. Desafortunadamente el actor se vio relacionado con una oscura intriga económica entre el Gobierno de Argelia y Abdelmoumen Khalifa, importante hombre de negocios imputado por la justicia de su país y que en la actualidad se encuentra exiliado en el Reino Unido. El resultado final fue otro vino fallido de Gérard Depardieu en el Norte de África, una única añada (2002) que estaba destinada inicialmente a ser emblema de los vinos argelinos pero que se ha quedado en eso, en fallido.

Este Cuvée Monica 2002 se produjo en la finca Domaine Saint-Augustin, cerca de Aïn Témouchent en la zona norte de la A.O.G. Côteaux de Tlemcen, junto a la carretera N-2 que cruza el país hasta la ciudad de Orán. El nombre del vino homenajea la "afición litúrgica" por el vino de Santa Mónica, madre de otro santo, San Agustín, nacido en el siglo IV d.c. en el antiguo reino bereber de Numidia, actual Argelia. No creo que este vino merezca tantas lágrimas como las que Santa Mónica vertió por su hijo pero nos permite tomarle el pulso a unos viñedos capaces de ofrecer vinos de calidad. Un tinto suave, fresco, con una crianza que domina el conjunto. Ha comenzado a decaer y perder garra. Mejor beberlo ahora que esperar.

Nota de cata:
Picota oscuro, opaco, ribete violáceo, lágrimas tintadas.

Nariz potente y fina, aunque muestra síntomas de cierto decaimiento. Hay notas de fruta negra confitada (higos, algarroba), trufa, nuez moscada, regaliz, a las que se suma una barrica de tostado alto, cremoso (café aromático, vainilla fina). Al rato gana en notas de cuero, cuadra, licor de cerezas, tabaco inglés. Elegante.

En boca es carnoso y fresco, con taninos redondos, maduros, que suplen en parte una alarmante falta de acidez. Sabroso, con un toque de dulcedumbre, casi auvado (orejones, ciruelas) que contrastan con notas amargantes, hollejo soleado. Final correcto, algo corto, con recuerdos confitados y más ahumados.

Nota personal: 14.5/20
Relación calidad precio: Mala
.