miércoles, 29 de octubre de 2008

Zlatan Otok Plavac Mali Barrique 2004

Vino: Zlatan Otok Plavac Mali Barrique 2004
Origen: Hvarsko Vinogorje (Isla de Hvar, Croacia)
Productor: Zlatan Otok - Zlatan Plenković
Variedades: 100% plavac mali
Alcohol: 14.5% vol.
Precio: Entre 22 y 25 euros
Enlace de la bodega: www.zlatanotok.hr
Más información: Uva seleccionada de diversos viñedos de suelos pedregosos en pendientes pronunciadas de la isla de Hvar. Vides viejas de baja producción con menos de 500 gramos por cepa. Viticultura orgánica siguiendo la normativa de agricultura croata, sin uso de fertilizantes artificiales. Vendimia manual. Maceración de 7 a 8 días. Crianza de año y medio en barricas con duelas nuevas y viejas de roble croata de la región de Eslavonia. Permanece en botella un mínimo de 6 meses antes de ser comercializado.

La vieja discusión sobre dónde se encuentran las mejores parcelas del litoral dálmata en las que cultivar la "plavac mali" continúa siendo una de las preferidas por los viticultores y consumidores croatas. En términos de cantidad de bodegas y calidad de sus vinos no hay duda. Tanto la península de Pelješac (con sus excelentes viñedos de las zonas de Postup y Dingač) como la isla de Korčula son reconocidas como las mejores. Sin embargo, están apareciendo proyectos que comienzan a contradecir la creencia popular. Estas nuevas bodegas están dando un salto de calidad sorprendente basándose en cepas muy viejas, casi improductivas, clavadas heroicamente en bancales imposibles orientados al mar donde la uva madura plenamente. La isla de Hvar y la bodega creada por Zlatan Plenković son un ejemplo de que las cosas están cambiando en Croacia.

Este Zlatan Otok Plavac Mali Barrique 2004 procede de Hvar, una isla dálmata al sur ciudad de Split a medio camino de Dubrovnik, entre las islas de Brac y Korčula. No sé si es un latiguillo turístico pero en Croacia se afirma que esta isla es la más soleada de toda Europa, con una media de 2.730 horas anual, lo que significa 7.5 horas horas de luz diaria. Lo cierto es que la tradición vitivinícola es parte esencial de la cultura local desde que los griegos trajeran las primeras vides en el siglo IV antes de cristo. A finales del siglo XIX la isla tenía 5.750 hectáreas de viñedos, el 19% de su superficie!!! Las cosas han cambiado y el aumento de la población, la presión turística, las políticas estatales durante la etapa socialista que favorecieron la cantidad por encima de la calidad han propiciado el abandono de muchos viñedos. En todo caso, la viña se encuentra por todas partes. Es poco habitual que los habitantes de la isla no emparren los patios o que no te los encuentres a última hora de la tarde trabajando en la entrada de la población sus huertos y sus cuidadas vides.

La historia de Zlatan Plenković es curiosa. Hasta finales de los años 80 maneja algunos pequeños viñedos pero la producción de vino era secundaria e iba destinada al consumo familiar. En esos años Plenković se gana la vida con su barco transportando personas y mercancías a los principales puntos de la isla. Cuando se da cuenta del enorme potencial de su excepcional uva "plavac mali", así como de las variedades autóctonas, "bogdanuša", "parc" o "maraština", decide dedicarse por entero a la viticultura. En 1986 funda la empresa Vitis con intención de producir vino de calidad junto al otro gran nombre de la viticultura de Hvar, el productor Andro Tomić. Sin embargo, no es hasta entrado los años 90 que comienza a embotellar sus primeras añadas.

Los espectaculares viñedos de Zlatan Otok están ubicados en terrazas orientadas al mar de la costa sur de la isla de Hvar, entre las poblaciones de Sveta Nedjela y de Zavala. En algunos casos estas pendientes alcanzan entre 40 y 60 grados de desnivel lo que impide cualquier tipo de mecanización. Los métodos de producción siguen a rajatabla las leyes de producción ecológica y el trabajo es eminentemente manual siguiendo los métodos tradicionales de la región. Plenković no ha escatimado en gastos. Los vinos maduran en barricas de roble en la bodega situada a más de 70 metros, lo que permite mantener una temperatura estable de 12 grados durante todo el año.

Parece que a Gary Vaynerchuk se vuelve loco con este vino, tanto que hasta lo pondrÍA en su mesa el Dia de Acción de Gracias - "HEY GUYS, THIS WINE IS SENSATIONAL...", "THE BEST WINE YOU EVER HAD FROM EASTERN EUROPE" (a partir del min. 10)



En fin, este Zlatan Otok Plavac Mali Barrique se encuentra en un momento magnífico de consumo. Sorprende por su elegancia mostrando que no tan sólo salen buenos ejemplos de "plavac mali" de Postup, Dingač o Korčula. Exige un poco de atención y algo de tiempo abierto (no decantar, por favor) para que vaya respirando pero acaba alcanzado unos registros extraordinarios. Muy buen vino.

Nota de cata:
Picota oscuro, con mucha capa, opaco, borde levemente anaranjado.

En nariz precisa de un rato de apertura para que se acabe de abrir y quitarse un curioso aroma de anchoas, lata de conservas. Se muestra con una potencia poco habitual sin renunciar a la complejidad, sobretodo al abrirse mostrando una enorme tipicidad varietal. Encontramos suaves notas a cacao, con una fruta negra en confitura que lo llena todo (arándanos, saúco), chocolate, tinta china, de fondo gana en aromas de hierbas aromáticas y muchos minerales, con recuerdos a lavanda, orégano, y cantos rodados. Bellísimo.

En boca es sabroso, seco y concentrado. De textura suave, aterciopelada, pero sin perder ni frescura ni potencia. Es concentrado como la noche, potente, duro, con mucha verdad, y con una fuerte acidez que contrastan con una fruta que aporta toques de dulcedumbre. Los taninos son redondos, esféricos, cálidos y firmes, dotando al vino de una estructura nada habitual. Lleno de fruta dulzosa, sabroso, muy grato de beber. Redondo.

Nota personal: 17/20
Relación calidad precio: Buena
.