domingo, 2 de noviembre de 2008

Kir Yianni Ramnista 2003

Vino: Kir Yianni Ramnista 2003
Origen: V.Q.P.R.D. Naoussa (Macedonia, Grecia)
Productor: Κυρ-Γιάννη - Ktima Kir Yanni
Variedades: 100% xinomavro
Alcohol: 13.5% vol.
Precio: Entre 10 y 13 euros
Enlace de la bodega: www.kiryianni.gr
Más información: Viñedo ubicado en la comuna de Yiannakohori dividido en treinta parcelas diferentes según diferencias de suelo, orientación, inclinación o microclimas. Vendimia manual y selección en mesa. Efectúa la fermentación maloláctica en barricas bordalesas nuevas de roble francés. A principios del mes de enero el vino joven es trasegado a barricas de 225 y 500 litros de segundo y tercer año donde es criado por un periodo de 12 meses. Permanece un mínimo de 24 meses en botella antes de ser comercializado.

Si hay alguna región de Grecia preocupada en mantener viva su tradición vinícola, ésta es la de Macedonia. La defensa de sus variedades de uva autóctonas y la protección de los viñedos históricos forman parte del ADN de sus agricultores que a lo largo de la historia han tenido que lidiar con todo tipo de problemas. Y es que los valles macedónicos conocen el cultivo de la vid desde hace miles de años, antes que cualquier otra provincia griega y no ha sido nada fácil que sigan con tan buena salud ya entrados el siglo XXI. La producción de vino se ha visto amenazada una y otra vez por el paso de los diversos pueblos conquistadores que han pasado por el territorio. La filoxera arrasó por completo los viejos viñedos que tuvieron que replantarse nuevamente. Todas estas dificultades han creado una intensa relación entre sus habitantes y la vida que es muy difícil de explicar.

Para la familia Boutari, propietaria de la mayor empresa vitivinícola de Grecia, los viñedos de Naoussa tienen un valor especial. Fueron en ellos donde se creó la empresa y donde en 1879 embotellaron su primera botella, la primera en vídrio de Naoussa y el primer vino comercializado en toda Grecia. Los viñedos de Kir Yianni, de los que provienen las uvas con los que se elabora el vino de este post, son uno de los más antiguos de la región. Esto se puede ver en las parcelas que están presididos por una "koula" con más de 300 años de antigüedad, un torre de vigía construida en los tiempos del Imperio Otomano que servía de atalaya sobre todo el valle. La mayor parte de las vides actuales pertenecían a otro viñedo mayor de una antigua granja local que fueron segregados tras ser comprados por la familia Boutari en los años 60. Durante años la bodega ha experimentado con diversas variedades griegas y extranjeras en busca de vinos de corte moderno que se vendieran bien en el mercado internacional. Sin embargo, ha sido la "xinomavro" local la que ha demostrado ser la que mejor que se adapta al duro clima de Macedonia y la que al final ha dado fama al viñedo.

A mediado de los 90 el grupo Boutari decidió construir una nueva bodega con la que poder reconducir las viejas instalaciones productoras de vinos masivos a una auténtica finca de pago en la que elaborar vinos artesanales con las viejas cepas de "xinomavro". Este proyecto fue capitaneado por Yannis Boutaris y posteriormente también por sus hijo Mihalis y Stelios. Ambos abandonaron el núcleo duro de la empresa, que se había convertido en un enorme conglomerado comercializador de bebidas, para encargarse de los viñedos macedónicos y en especial de los de Ktima Kir Yanni. En la actualidad son la base que proporciona la uva de "xinomavro" con la que elaborar los mejores vinos de Naoussa.

El Kir Yanni Ramnista 2003 es un monovarietal de "xinomavro" que muestra diferencias notable con los vinos más modernos de la bodega, sobretodo el Boutari Grande Reserve Naoussa y el Naoussa Boutari. Es evidente que no se trata del Naoussa más sofisticado ni elegante de la casa pero a mi entender es uno de los mejores ejemplos de esta región, con una relación relación-precio fantástica. Resulta ideal como primera piedra de toque con los difíciles tintos de Macedonia sin tener que sangrar el bolsillo. Un tinto de "xinomavro" que tiene todo aquello que hay que esperar de esta variedad: mucha expresión varietal, poco grado, poco color, mucha fruta madura, casi en licor, con un cierto carácter oxidativo, ahumados casi minerales y cueros, tabaco, cuadra, humedad... Aunque se encuentra en un buen momento de consumo y ya ha ido redondeándose todavía le quedan unos años para ir ganando en ese carácter suave y evolucionado de los que hacen gala los buenos Naoussa. En pocas palabras, una gozada. Sólo tiene un pero, es difícil de encontrar en España. En París existe un buen número de tiendas de productos griegos en las que se puede encontrar a un precio similar al de comercializado en origen.

Nota de cata:
Rubí luminoso de capa media, reflejos rojizos y ambarinos.

Nariz de buena intensidad con detalles de calidad. Aparecen notas de ciruelas maceradas y todo tipo de detalles de evolución: cuero ruso, pimentón ahumado, maderas envinadas, tabaco inglés, clavo. Elegante. La fruta es roja, en confitura, con notas de bayas (frambuesas, endrinas, madroños) y un toque de guinda en licor a la que se suman recuerdos florales (flores secas, marchitos, violetas, té de roca, margaritas). Retronasal ahumado, casi mineral, diría que ferruginoso. Diferente y con mucha expresión varietal.

En boca es inmediato al tiempo que serio y muy seco. Predomina la sensación de redondez del conjunto lo que no evita que la trama sea firme y sin concesiones. Acidez intensa con gran cantidad de taninos maduros. Aparece una buena cantidad de fruta roja madura (granada, tomates secos, sandía) con un deje amargoso a piel de naranja o pomelo, casi cítrico, acompañada de notas tostadas, canela, nuez moscada. Sabroso con notas especiadas, casi cálidas. Final notable en el que aparecen notas ahumadas, trufa, tierra, muy mineral. Desborda personalidad.

Nota personal: 16/20
Relación calidad precio: Muy buena
.