domingo, 29 de junio de 2008

Fino Tío Pepe

Vino: Fino Tío Pepe
Origen: D.O. Jerez (Andalucía, España)
Productor: González Byass
Variedades: 100% palomino fino
Alcohol: 15% vol
Precio: Entre 2 y 3 euros (botella 37.5 cl.)
Enlace de la bodega: www.bodegastiopepe.com
Más información: Uva procedente de los viñedos de la tierra albariza, a las afueras de la ciudad, en la zona de Jerez Superior. Vendimia manual efectuada durante las primeras semanas de septiembre. Fermentación en depósitos de acero inoxidable. Selección de los mostos y posterior encabezamiento con alcohol vínico hasta alcanzar los 15 grados de alcohol. Criado en soleras de roble durante un periodo aproximado de 4 años.

Domingo 29 de junio, ha llegado el gran día de la final de la Eurocopa entre Alemania y España. Estamos a 32 grados después de una jornada de playa y calor. Antes de comer descorchamos (si se puede llamar así al tapón de rosca) una media botella de Fino Tío Pepe, bien fría, casi helada, y el resultado no puede ser mejor. Es difícil ser imparcial con un vinazo como este. Muestra pureza en todas las fases de cata, sin venirse abajo en ningún momento, con un carácter cambiante pero con una enorme solidez. Un vino con mayúsculas.

Pocas cosas son más reconocibles como icono de la cultura andaluza, y por extensión de la española, que la silueta de Tío Pepe. Desde hace años es símbolo indivisible en Madrid de la Puerta del Sol (con ese "Sol de Andalucía embotellado") y su efigie con el sombrero de cordobés y la guitarra es todo un clásico de la grandeza jerezana a nivel mundial. Aunque mis gustos deportivos van por otros derroteros, estoy seguro que con 11 Tío Pepe la selección española de fútbol ganaría mundiales, europeos y cualquier cosa que se propusiera.

Creo que se trata de uno de los blancos con mejor calidad-precio del mundo, y más aún si se compra en formato de media botella (ideal por tamaño para finiquitar la botella de una tacada entre dos personas, y todo ello por 2.79 euros en supermercados Carrefour). Estamos sin lugar a dudas ante una joya de la viticultura mundial, un vino para degustar bien frío y no dejar ni un culito. Lo acompaña todo, desde una escalibada catalana a un buen jamón ibérico, pasando por unos calamares a la romana, aunque su auténtica dimensión se encuentra a copa suelta. Si Tío Pepe jugara al fútbol sería un driblador fantasioso, jugaría en la banda izquierda o derecha, con todo el recorrido posible, la tocaría con los dos pies indistintamente, sería un goleador y daría juego a todos sus compañeros. Un grande.

Nota de cata:
Amarillo pajizo, muy pálido, apagado.

Nariz intensa, finísima, limpia y hermosa, con mucha expresión de fino clásico. Las primeras sensaciones son de frutos secos y almendra amarga, gana en salazón, yodados, brisa marina, con gran poder de evocación... El conjunto es integrado, contundente, lleno de notas aceitunadas (hueso de manzanilla), ramaje de olivos, salinos, flor, levaduras, y un curioso apunte de fruta blanca madura. El alcohol ni se siente escondido bajo tantos detalles. Elegantes apuntes avainillados de fondo que aportan una nota de elegancia. Al ganar en temperatura también lo hace en suaves tostados.

En boca es seco, sequísimo, de medio cuerpo (aunque se hace más grueso con mayor temperatura), con un ataque inicial cortante. Sorprende por su frescor, por la salinidad, sabroso, con un final interminable al que se suman notas amargosas, cítricas y especiadas de enoooorme calidad. Excelente recorrido, con frutos secos y un toque de mediterraneidad (hierbas aromáticas, pesca) que envuelven el conjunto, junto a notas de fruta madura reducida. La finura y la elegancia son los rasgos definitorios de este fino jerezano. Inolvidable.

Nota personal: 18/20
Relación calidad precio:
Inmejorable

Lo mejor: El vino mismo, su ridículo precio, la fiabilidad de la marca.

Lo peor: Nada
.

4 comentarios:

JaviOlimpo dijo...

Coincido con tu comentario. Una auténtica joya a un precio increible... ¡ Y cómo marida con el jamoncito!

VINITERRANEUM dijo...

Es difícil no coicidir ante vinazos de este tamaño. A mi me encanta la media botella: abrir, beber y reciclar el envase. Mejor imposible.

Manchu dijo...

El Tío Pepe es el mejor vino que he tomado nunca para copear, bien frío. Hace con muchas cosas, pero para mí con langostinos frescos del golfo de Cádiz (Isla Cristina, Sanlucar, etc) o gambas blancas frescas de Huelva o jamón de Jabugo (también puede ser extremeño) es con lo que mejor casa. No me gusta con platos que lleven vinagre.
Es una lástima que se esté perdiendo la constumbre de beberlo. Muchas veces lo pides en un bar y no tienen y te ofrecen manzanilla.
Manchu

VINITERRANEUM dijo...

Así es, Manchu. Tio Pepe es un clasico y desgraciadamente para muchos un autentico desconocido. Entre la gente joven cada vez es menos habitual consumir finos o manzanillas, y la cerveza no para de ganar territorio. Ellos mismos...

Un saludo,
Viniterraneum