jueves, 4 de septiembre de 2008

Vigna Santa Margherita 2007

Vino: Vigna Santa Margherita 2007
Origen: Vernaccia di San Gimignano Denominazione di Origine Controllata e Garantita (Toscana, Italia)
Productor: Azienda Agricola Panizzi
Variedades: 100% vernaccia di san gimignano
Alcohol: 13% vol.
Precio: Entre 12 y 15 euros
Enlace de la bodega: www.panizzi.it
Más información: uvas provenientes de los viñedos de Santa Margherita. Fermentación alcohólica en barricas de roble y posterior crianza durante 5 meses en las mismas barricas.

A pesar del enorme éxito cosechado por los vinos tintos toscanos, las uvas blancas conviven con las negras en las suaves colinas de la Toscana. Es cierto, no es lo habitual pero existen otros vinos y no por ello son inferiores en calidad. Aunque son escasos y algo caros se pueden encontrar unos excelentes vinos dulces de postre tradicionales, los afamados "Vinsanto del Chianti", elaborados con uvas sobremaduradas de "trebbiano" y "malvasia". Y aún hay más... En los últimos 30 años se ha roto el monopolio tintocéntrico con la aparición de una nueva generación de viticultores decididos a sacar todo el potencial de las variedades blancas toscanas. Un ejemplo de este cambio de mentalidad es la labor desarrollada por la Azienda Agricola Panizzi. Se trata de una bodega relativamente joven y que desde sus inicios ha ido a contracorriente. Da sus primeros pasos a finales de los años 70 de la mano de su fundador, Giovanni Panizzi, un milanés enamorado de los escasos y olvidados vinos blancos locales. Panizzi decidió dedicarse a la viticultura con la compra de una finca rústica y de pequeños viñedos junto a las murallas del pueblo de San Gimignano, en el corazón toscano. No es hasta el año 1989 que saldrán al mercado sus primeros productos con la elaboración de una escasa tirada de vinos de "vernaccia", variedad blanca autóctona que toma su nombre de la ciudad de las torres.

Desde estos primeros años la actividad de la bodega se ha ido diversificando gracias al empuje conseguidos por sus vinos blancos. La cantidad de marcas produdicadas se ha multiplicado con la producción de vinos tintos de gama media con predominio de la "sangiovese" y el apoyo con pequeños porcentajes de "merlot" y "cabernet sauvignon". Sin embargo, los productos más celebrados de la casa siguen siendo sus blancos fermentados en barrica de roble, todos ellos monovarietales de "vernaccia".

La gama alta está ocupada por el extravagante "Panizzi Evoè", un vino maduro con más de 10 meses de crianza en enormes tinas de roble de 40 hl. donde previamente había realizado la fermentación alcohólica. Un blanco de enorme personalidad y marcadas notas minerales.

Le sigue de cerca el "Panizzi Riserva", un elegante y poco habitual vino con 12 meses de barrica francesa nueva que aún siendo agradable desde su salida al mercado necesita de cuatro a cinco años de maduración en botella para mostrarse en plenitud; en este momento se está comercializando la añada 2002 y acaba de aparecer la 2003.

El "Vigna Santa Margherita" es el vino básico fermentado en madera de la bodega, pero no por ello el de menor calidad. Además de tratarse de uno de los más interesantes blancos de la zona de San Gimignano también tiene una correcta relación calidad precio. Imprescindible dejar la botella un par de horas abiertas antes de servirlo.

Nota de cata:
Amarillo pajizo, reflejos verdoso, brillante, luminosos, con cierta sensación de grosor.

Al abrir se muestra con fuerza y predominio de notas de hierbas verdes, recuerda la "garnatxa blanca", asoman leves balsámicos (anises estrellados) y suaves recuerdos avainillados de la barrica. Conjunto inicialmente impetuoso y algo deslabazado, agradece un rato de apertura para irse abriendo y redondearse. Gana en casi todo. Aparecen notas de lías finas, algo de levaduras, unos ahumados finos de fondo, crema pastelera, glaseados, y una fruta blanca (manzanas horneadas) que da paso a fruta exótica y notas florales (magnolias, hoja de limonero, retama de olor, piña, rambután, auvados, almíbar). Amplio y muy interesante.

En boca es inicialmente amargoso, con marcada acidez y notas de hierbas verdes. Fresco, con un fino carbónico que desaparece al servicio. Al rato se redondea como en nariz, grueso, con toques de crema pastelera, fruta blanca madura y fruta de hueso, sabroso. Con paciencia se va abriendo ofreciendo un enorme carácter varietal y elegancia. Buen vino

Nota personal: 16/20
Relación calidad precio:
Correcta
.