miércoles, 3 de septiembre de 2008

Bottiglia Particolare 2004

Vino: Bottiglia Particolare 2004
Origen: Toscana Indicazione Geografica Tipica (Firenze, Italia)
Productor: Castello di Verrazzano
Variedades: 70% sangiovese, 30% cabernet sauvignon
Alcohol: 14% vol.
Precio: Entre 25 y 30 euros
Enlace de la bodega: www.verrazzano.com
Más información: vendimia manual realizada entre el 18 y el 22 de octubre. Fermentación en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada. Criado durante 12 meses en barricas de 228 litros de roble francés (75% Allier, 25% Vosges). Producción limitada a 15.000 botellas.

Pocas regiones del mundo reunen mayor cantidad de vinos excelentes que los producidos en las suaves colinas de la Toscana y en sus zonas limítrofes. En cada uno de sus territorios donde reina la "sangiovese" sin oposición podemos encontrar vinos de enorme personalidad con una expresión varietal fuero de lo común. Los Chianti Classico son el paradigma de la región, tintos con fuerte expresión floral y unos taninos suaves y acariciantes desde su primeros años, lo que facilita su consumo más inmediato. Con los años se suavizan ganando en matices y en complejidad. Los Nobile de Montepulciano son auténticas bombas frutales, con taninos maduros, frescos y con aromas florales intensos a los que se les puede añadir un pequeño porcentaje de "cabernet sauvignon" o "merlot" sin que pierdan un ápice de personalidad. Los grandes Brunello di Montalcino, elaborados únicamente con "sangiovese", presentan una exagerada fuerza frutal en sus primeros años y una insólita capacidad de envejecimiento con esas notas de cueros, tabaco rubio y especias dulces tan características.

Entre los vinos más interesantes encontramos los denominados "super-tuscans", vinos elaborados con variedades bordalesas (cabernet sauvignon, merlot) y en la mayoría de casos con "sangiovese" de forma mayoritaria. Estos tintos se comercializan bajo el sello de IGT (Indicazione Geografica Tipica), algo así como un vino de mesa con garantía geográfica de procedencia de las uvas, lo que ha servido para driblar las estrictas normas que rigen la elaboración de tintos bajo el sello DOC. Lo cierto es que pocas son las bodegas toscanas que no hayan echo sus pinitos con variedades foráneas y no elaboren uno de esos "super-tuscans" que tan bien se venden en los Estados Unidos. Lo peor de estos vinos no es que se haya "traicionado" la tradición vitivinícola local, como dicen los más puristas, sino el precio con el que se comercializan y que los hace poco accesibles a los que no nos sobra el dinero.

La familia productora del vino de este post, los Verrazzano, pertenece a la más vieja oligarquía local. A medio camino de Florencia y Siena, en pleno corazón de la Toscana, controla una interesante finca enmedio de suaves colinas que moldean sus viñedos. Ahí encontramos su "Castello", el hogar de los Verrazzano, un edificio que supone un patrimonio histórico de primer orden. En él se rinde culto a la gloria de la estirpe familiar, Giovanni de Verrazzano, descubridor en el siglo XVI de la Bahía de Nueva York y de la mayor parte de la costa atlántica de los Estados bajo bandera francesa. A este palazzo italiano no parece que le hagan honor la mayoría de los vinos elaborados y que he tenido en suerte de probar. Sin embargo, no es el caso de este "Bottiglia Particolare". Estamos ante un auténtico "super-tuscan" en el que se ha invertido para conseguir un producto atractivo en su presentación y más que solvente en su interior: botella serigrafiada y pesada, tapón de lujo, etiqueta de tela, vendimias parciales de los mejores viñedos, selección y trabajo en mesa, carísimas barricas nuevas francesas para que la "sangiovese" madure rápidamente en poco menos de un año y una buena dosis de buen vino como resultado final de esta apuesta de la bodega Verrazzano.

Este tinto toscano es el reflejo de las contradicciones que presentan los "super-tuscans". Nos encontramos un vino de color impenetrable, concentrado a la vez que suave y pensado para su consumo inmediato desde la salida al mercado. Sin embargo, necesita una larga decantación para abrirse y una cuidadosa atención con la temperatura de servicio para mostrarse en plenitud. Cosas de la "sangiovese" más dada a madurar con tranquilidad y tiempo y sin un fuerte porcentaje de madera. En definitiva, un muy buen vino a buen precio, si lo compras rebajado...

Nota de cata:
Cereza granatoso intenso de mucha capa, lágrima tintada, muy amplia y rápido recorrido, borde granatoso oscuro.

Nariz de media intensidad y con amplias diferencias según la temperatura de servicio, si es muy fresco asoman unos lácteos y ahumados suaves, elegantes, con notas torrefactadas, carbonilla, cacao en polvo. Al ganar temperatura se muestra más preciso y desvela un perfil de vino bien elaborado, con fuerte presencia de fruta roja madura que va ganando en profundidad y en fragancia. Poco a poco emerge una buena materia prima con toques florales (flores rojas, lilas, pétalos) sobre un fondo suave y maduro. Una nariz sólida y tostada, con recuerdos almendrados.

En boca se muestra sobrio, carnoso y seco, lleno de fruta roja y negra. El conjunto es firme y hermoso, nada dado a la pirotecnia, más bien de carácter adusto pero sabroso y lleno de fruta negra, tostados, especias, regaliz. Su buena acidez da a pensar que evolucionará a mejor en 3 o 4 años. Un tinto maduro y bien hecho.

Nota personal: 16.5/20
Relación calidad precio:
Mejorable
.