martes, 12 de agosto de 2008

Quinta de Saes 2006 Reserva Branco

Vino: Quinta de Saes 2006 Reserva Branco
Origen: D.O.C. Dão (Pinhanços, Portugal)
Productor: Alvaro Castro
Variedades: 75% encruzado, 15% tinta pinheira, 10% bical
Alcohol: 12.5% vol
Precio: Entre 8 y 12 euros
Enlace de la bodega:
Más información: vino está distribuido por Cuvee3000 (calle Lepanto 149, Barcelona - frente al edificio del Auditori) a un precio de 11.4 euros aproximadamente.

Alvaro Castro es uno de los enólogo más inquietos e incoformistas de Portugal. Desde hace años se ha dedicado en cuerpo y alma a la elaboración de enormes vinos y es reconocido por saber explotar como nadie las enormes posibilidades que ofrece la variedad autóctona "touriga nacional" en la región de Dão. Suyos son los soberbios tintos Carrocel, Quinta da Pellada o Pape, que merecerían por sí mismos un post interminable, y que se encuentran en primera línea de calidad y modernidad de esta zona.

El genio creativo de Castro parece no conocer límites y desde hace unos años no se contenta únicamente con sus afamados tintos de Dão y con repetir la fórmula que tanto éxito le ha proporcionado. En un alarde de originalidad nos sorprendió a todos con su extravagante Dado 2005, un tinto personalísimo, austero y totalmente fuera de contexto fruto de la colaboración con Dirk Niepoort (50% Dão, 50% Douro).

Esta vez nos vuelve a sorprender con una propuesta mucho más modesta pero que refleja las principales virtudes de este enólogo: su pasión por elaborar buenos vinos y la capacidad de transmitir lo mejor de ese admirable terruño que maneja en Dão. Y vaya si lo ha conseguido!!! Una vez más ha vuelto a salirse con la suya con un blanco sencillo y bien hecho que se aleja de sus habituales propuestas.

Nota de cata:
De color amarillo pajizo, algo turbio y granulado, reflejos verdosos.

En nariz se muestra con intensidad y un perfecto equilibrio entre todos sus componentes. Destaca por una curiosa expresión mineral (humo, concha) y por un inteligente trabajo con las lías que aportan dosis de complejidad al conjunto. También hay una buena cantidad de fruta blanca madura, que aporta una sensación suave y fresca al conjunto. Se abre poco a poco con finas notas a galleta maría (muy suave) y a lías finas. No falto de elegancia.

En boca es un caldo algo grueso y muy equilibrado, redondo, sabroso, lleno de fruta blanca madura y algunos recuerdos de hueso y tropical, todo ello arropado con una buena acidez y una sensación de humo y de terruño de fondo. Un blanco interesante y diferente. Muy grato de beber. Ideal para acompañar productos ahumados y excepcional con unas olivas Campo Real. No se arruga como vino de mesa y tiene unas perspectivas de mejora en botella muy interesantes. Para seguir.

Nota personal:
16/20
Relación calidad precio:
Buena
.