viernes, 30 de mayo de 2008

PZ Vrbnik Žlahtina 2006

Vino: PZ Vrbnik Žlahtina 2006 Blanco
Origen: Vinogorje Krk (Isla de Krk, Croacia)
Productor: PZ Vrbnik - Cooperativa Agrícola de Vrbnik
Variedades: 100% žlahtina
Alcohol: 11.2% vol
Precio: Entre 5 y 8 euros
Enlace de la bodega: http://pz-vrbnik.hr

La Cooperativa Agrícola de Vrbnik (PZ Vrbnik) es el principal elaborador de vinos blancos de la isla de Krk. Su vino más importante es este popular monovarietal de "žlahtina" o "zlatna", una uva que se ha convertido en sinónimo de la población donde se produce (Vrbnik) al ser el último lugar conocido en el que se sigue cultivando.

A pesar de la intensa relación entre población y uva, la "žlahtina" no es una variedad blanca autóctona de Krk sino que es importada. Se tiene constancia que ésta llegó a la isla a mediado de 1880 y que no fue hasta el periodo comprendido entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial que comenzó a cultivarse en el pueblo de Vrbnik. Su nombre proviene del adjetivo eslavo "zlahten" que significa "la noble".

Los vinos de "žlahtina" se caracterizan por un color amarillo pajizo, aromas elegantes a fruta madura y sabores francos muy fáciles de reconocer. La frescura de la que hace gala viene dada por el severo clima del norte del Mar Adriático, así como por el microclima de ciertas poblaciones del centro y norte de la isla de Krk donde se cultiva. Su cultivo es el mayoritario en toda la región pero también comparte espacio con otras variedades como la "malvasía de Istria", "draganel" y la "opacevina".

El consumo del PZ Vrbnik Žlahtina está relacionado con los meses de verano debido a su carácter fresco y a unos bajos niveles de alcohol, que raramente supera los 11.5% vol. Se trata de un blanco desenfadado, ligero en boca, muy suave e ideal para acompañar el pescado y los marisco. Su éxito fue abrumador durante los años 80 y 90, periodo en el que todavía predominaban los mediocres vinos de grandes cooperativas. En los últimos tiempos su consumo se ha normalizado a causa de la aparición de vinos blancos de autor y de nuevas elaboraciones pero su popularidad sigue siendo tan extraordinaria entre la población croata que es difícil no encontrarlo en cualquier restaurante de la costa dálmata.

Nota de cata:
Color amarillo verdoso muy intenso, limpio y brillante.

Nariz de fuerte intensidad, aromas limpios y definidos de fruta madura y perfumada (manzana, albaricoque, pera, hueso), notas de hierbas de monte y apuntes cítricos suaves, con ligeras notas cremosas (crema pastelera, ahumados), con personalidad.

En boca es de medio cuerpo, ligero, muy sabroso y agradable, da sensaciones intensas de frescor y goza de una estupenda acidez, muy equilibrada, que aporta frescor y vivacidad al conjunto. Un caldo afrutado con curiosos apuntes cremosos y avainillados.

Nota personal: 15/20
Relación calidad precio:
Muy buena
.