miércoles, 21 de mayo de 2008

Anayón 2001 - tres años después

Vino: Anayón 2001 Tinto
Origen: D.O. Cariñena (Zaragoza, España)
Productor: Grandes Vinos y Viñedos
Variedades: cabernet sauvignon, tempranillo, merlot
Alcohol: 13.5% vol
Precio: Entre 20 y 25 euros
Enlace de la bodega: www.grandesvinos.com
Más información: Uso de los viñedos más viejos de la bodega y de una rigurosa selección en mesa. Cada una de las variedades es vinificada por separado en barricas de diferentes procedencias y edades según la variedad utilizada. Finalmente salen al mercado una edición limitada de 20.000 botellas, gracias a una selección por cata de las barricas más adecuadas.

Anayón tinto es el "vino top" de la bodega Grandes Vinos y Viñedos, la mayor de la D.O. Cariñena y de la Comunidad Autónoma de Aragón. En la actualidad controla más de 5.000 hectáreas de viñedo y consta de 700 socios fruto de la unión de cinco cooperativas en 1997 (San José de Aguarón, San Bernabé de Cosuenda, San Roque de Alfamén, S.A.T. de Cariñena y Nuestra Señora del Pilar de Villanueva de Huerva). La gran cantidad de viñedo, las diversas ubicaciones de sus vides, su vejez, los diferentes climas, pluviometrías y suelos son el principal activo de la bodega, otorgándole la posibilidad de elaborar distintos estilos de vinos de calidad. Podemos encontrar plantaciones entre las faldas de las sierras ibéricas de Algairén y Pecos, y entre los ríos Huerva y Jalón, con alturas comprendidas entre los 400 y 800 metros sobre el nivel de mar.

Una nueva cata tres años después
A mediados del mes de junio de 2005 tuve la suerte de probar un magnífico Anayón 2001, en una visita a la bodega camino de Barcelona. En aquella ocasión me encontré con un tinto potente y elegante, redondo, con un profundo carácter mineral y mediterráneo. Todo ello con un excelente uso de la barrica que aportaba ligeras notas ahumadas elegantes, sometida a una fruta roja madura que otorgaba una enorme pureza al conjunto.

Parece que el tiempo ha ido apagando toda aquella intensidad y que el vino está pasando por un periodo de enmudecimiento. Sigue conservando una excelente acidez y una estructura envidiable pero está más cerrado que el culo de una monja. Por su estado actual creo que es mejor guardarlo un par de años y volver a probar, a ver si hay suerte...

Nota de cata (mayo de 2008):
Cereza picota intenso de capa alta, opaco, reflejos granates y rojizos, borde mínimo con matices marronosos, fuerte presencia de precipitados desde la primera copa pero sin granular en el líquido.

Inicialmente se muestra cerrado pero con buenas maneras, se aprecia de fondo una sutil trama mineral a grafito de enorme calidad, el roble escondido e integrado a una fruta negra levemente reducida. Tiene una estructura firme pero necesitada de tiempo para abrirse y ganar en detalles, aparecen notas balsámicas y vegetales agradables (hoja de puro, palodul), recuerdos a monte mediterráneo y hierbas aromaticas (orégano, jarabe, espliego, retama de olor), tímidos tostados con sensaciones de carbonilla y madera quemada, a encina. Tras decantarlo va ganando en frescura apareciendo una buena cantidad de fruta roja fragante.

En boca es grueso y de carácter amargoso aunque matizado por unos taninos muy suaves, pulidos, casi aterciopelados, el conjunto es especiado y armónico aunque con la sensación de no acabar de abrirse completamente. Un tinto de pleno carácter mediterráneo, cálido y sabroso, se encuentra en un buen momento de consumo (con una acidez que no invita a pensar que ya va por su séptimo año de vida) pero demanda a gritos entre 2 y 3 mínimo de decantación para abrirse. Servido junto a unas costillas y unas chuletas de caballo (traídas de Euskadi) se ha comportado con suficiencia.

Nota personal: 15/20
Relación calidad precio:
Correcta
.